Para mantener la eficiencia y prolongar la vida útil de tu aire acondicionado, es necesario detectar y reparar fugas en el aparato de aire acondicionado. Las fugas pueden causar que tu aire acondicionado trabaje más de lo necesario, lo que se traduce en un aumento del consumo de energía y por lo tanto, el coste de la factura de la luz a final de mes. En este artículo vamos a conocer un poco como detectar y reparar fugas en un sistema de aire acondicionado.

Pasos a seguir para detectar fugas

Si vamos a ponernos a detectar fugas, estos serían los pasos que necesitamos seguir:

  • Inspección visual: para empezar a detectar fugas, nada mejor que echar un vistazo de todas las conexiones y componentes del aire acondicionado. Encontrar signos de humedad o aceite, serían síntomas de indicar una fuga.
  • Prueba de presión: Para esta prueba se necesita un manómetro que pueda verificar la presión del aparato. Una presión baja puede significar una fuga. También se puede inyectar gas nitrógeno para aumentar la presión y facilitar la detección de fugas.
  • Uso de jabón: Mezcla un poco de jabón con agua y aplica en las zonas donde tengas la sospecha de que puede haber una fuga, la reacción de las burbujas del jabón te hará conocer si existe alguna fuga en esa zona.
  • Utilizar detector de fugas: Existen unos dispositivos electrónicos que están diseñados aposta para detectar fugas de gas refrigerante. Son muy sensibles y precisos, lo que los hace ideales para localizar fugas un poco más complicadas a simple vista.

Reparar las fugas

Una vez detectado en el sistema de aire acondicionado algún tipo de fuga de gas refrigerante, hay que proceder a la reparación de la misma.

  • Sellar la fuga: Una vez detectada, la fuga se puede sellar con soldadura, dependiendo del material de la tubería y la ubicación de ella.
  • Reemplazar el componente: Si la fuga está en un tramo de tubería o en un componente que no se puede reparar, no toca otra que reemplazar la pieza afectada y dañada.
  • Recarga de refrigerante: Una vez reparada la fuga, se debe recargar el aire acondicionado con el gas refrigerante que necesite.
  • Última prueba: Se debe realizar una prueba final para asegurar que no hay ninguna fuga más y que el sistema funciona perfectamente.

Consejos para un correcto funcionamiento

Después de ver maneras de revisar fugas y las maneras correctas de repararlas, no están de más unos pequeños consejos para mejorar la vida útil de la máquina.

Realizar un mantenimiento preventivo puede ayudar a identificar y solucionar problemas antes de que se conviertan en fugas más complicadas. Además es necesario utilizar siempre las herramientas adecuadas y seguir las instrucciones de cada fabricante para no dañar el aire acondicionado y empeorar la situación.

En caso de que no te veas con la suficiente comodidad para realizar este tipo de mantenimientos y reparaciones, no dudes en contactar con un profesional cualificado para asegurar un trabajo limpio y eficiente.

En resumen, detectar y reparar fugas en el aire acondicionado es un trabajo que ayudará a mantener tu nivel de confort en la vivienda, garantizando un ambiente fresco y cómodo además de alargar la vida útil del equipo. Recuerda que contactar con el SAT oficial de la marca también te ayudará a obtener manuales y ayuda para este tipo de problemas.

Por Mark